1435 fallecidos en Francia por la ola de calor sufrida este verano en Europa

La ola de calor sufrida el pasado verano en Francia, deja un total de 1435 muertes, las cuales, gracias a las alertas anunciadas con anterioridad, son 10 veces menos que en el año 2003.


Francia sufre ola de calor

El Ministerio francés de Sanidad hizo balance de las muertes de este verano como consecuencia de la gran ola de calor, la cual asciende a 1.435 fallecidos. Aunque la cifra parece elevada, si se hace una media con otros años, durante el mismo periodo, se puede decir que pese a que en este 2019, las temperaturas fueron más elevadas, se registraron en el agosto del año 2003, 15.000 muertos, lo que representa 10 veces mas.

En esta temporada del año en la cual el calor es más fuerte, al finalizar el mes de Junio y en Julio, el récord de las temperaturas era mayúsculo, pero se consiguió que el número de las víctimas no ascendieran a cantidades de años anteriores.

Esto es debido gracias a la previsión ante la llegada de la canícula, la ministra de Sanidad, Agnès Buzyn, tras ser felicitada a través de la cadena de radio France Inter por su trabajo, declaró: “Hemos logrado, gracias a la prevención y a mensajes que funcionan y que la población asume, a reducir por un factor diez la mortalidad”. La mitad de las víctimas se registran dentro de los parámetros de factores de riesgo, como los mayores de 75 años, o afectados por enfermedades crónicas, otros fallecieron en su trabajo.

La ola de calor de este verano en el mes de Junio afecto a la población con las trágicas cifras de 567 personas fallecidas y en Julio a 868. Tras conocer como repercutía en el resto de Europa, debido al cambio climático, esto permitió su prevención y que se activaran todas las alarmas.

Se llegaron a alcanzar temperaturas no registradas en años, como el 28 de Junio que se llegó a los 46 ºC al sur de Francia, así como el 25 de Julio con 42ºC en el mes de Julio, superando la marca del año 1947, donde se pudieron ver los 40,4ºC.

Todas estas temperaturas nunca vistas y los efectos del cambio climático que van desgraciadamente en crecimiento, hacen ver cómo las ciudades europeas no están preparadas para esta nueva perspectiva ambiental que se nos presenta. El debate sobre como afrontar los futuros años hace que se recurra al uso de nuevos recursos que mitiguen este avance. Las manifestaciones son continuas y quieren visibilizar el problema al que hay que hacer frente, el calentamiento global.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!