Comienza la Cumbre de la ONU contra el calentamiento global

Arranca la Cumbre de la ONU contra el calentamiento global con la esperada participación de la activista sueca Greta Thunberg, una cumbre lamentablemente marcada por la ausencia muy criticada de Trump.


Se acabaron los discursos previos, las marchas y todas las suposiciones de la prensa internacional. La Cumbre de la ONU contra el calentamiento global acaba de comenzar oficialmente con la presencia de algunos de los más importantes líderes políticos de todo el planeta y también, claro, de activistas renombrados como la misma Greta Thunberg.

Con el objetivo y la promesa, nuevamente, de hacer frente al cambio climático irreversible que nos espera para reducir al máximo sus efectos, algunos de los representantes de las naciones más importantes del planeta se dieron cita en la sede principal de este organismo en Nueva York.

Reconociendo muchos de ellos desde el primer momento que las nuevas metas podrían “no ser suficientes” para algunos de los más extremistas defensores de la Tierra, hasta 66 naciones señalaron cuáles son sus programas y planes al respecto.

Sebastián Piñera Echenique, Presidente de Chile y anfitrión de uno de los foros sobre el clima, aseguró que cerca de la mitad de las naciones con presencia en el encuentro pretenden “anular las emisiones para mediados de este siglo”.

Por mencionar algunos de los casos más resonantes, podemos fijarnos en lo que ocurre con Francia o Alemania, que vienen de anunciar sus propias estrategias para el cuidado del medio ambiente en la previa de la Cumbre de la ONU contra el calentamiento global. Ahora, en conjunto han confirmado que buscarán prohibir el uso de carbón de aquí al 2030.

Críticas a Trump

Sorprendió, por otro lado, la aparición del máximo mandatario de los Estados Unidos, Donald Trump, a quien se le vio escuchar la exposición de la canciller alemana Angela Merkel y marcharse luego sin hacer declaraciones al respecto ni dar muchas pistas sobre su parecer. Esta actitud se confirmaría después con la no participación, ni siquiera indirectamente, de la nación anfitriona.

Hay que recordar por otro lado, que el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ya había advertido que era mejor que aquellos invitados que no tuvieran nada que aportar “mejor que no vengan”, algo que aplica perfectamente a Trump, negador del cambio climático y de la incidencia de las actividades del hombre como generadores de este fenómeno.

Igualmente, no faltaron alusiones al empresario norteamericano, como la realizada por el representante chino Wang Yi, quien manifestó que se deben “honrar nuestros compromisos hechos en el Acuerdo de París”, algo que seguro traerá revuelo diplomático entre las partes. “La ausencia de ciertos países no disminuirá el empeño colectivo de la comunidad mundial”, agregó.

Otro de los que aprovechó la ocasión para reprobar la actitud del republicano fue el ex alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, colaborador en cuestiones climáticas de la ONU, quien socarronamente explicó que la presencia del Presidente sería clave “cuando vaya a formular su política climática”, generando risas entre los presentes.

El turno de Thunberg

Sin embargo, y por primera vez en mucho tiempo, es posible que el discurso más esperado no fuera el de ninguna de las figuras políticas que se dieron cita en La Gran Manzana, sino en realidad el de la joven activista sueca Greta Thunberg, quien recordemos cruzó el Atlántico en un velero eficiente para participar de la Cumbre de la ONU contra el calentamiento global.

La adolescente, que ha adquirido fama internacional por oponerse de forma decidida a la desidia que las grandes potencias del mundo muestran respecto de la crisis climática, comenzó su comparecencia con el esperado “Cómo se atreven”.

“Esto está todo mal. Yo no debería estar aquí”, declaró una visiblemente molesta Thunberg, añadiendo que “debería estar en mi escuela, al otro lado del océano. Son ustedes los que han acudido a los jóvenes en busca de esperanza”.

Greta Thunberg ha sido una de las intervenciones más esperadas.

“Ustedes me han robado mis sueños, me han robado mi infancia”, concluyó, no sin antes añadir que incluso los recortes más estrictos en materia de emisiones de gases de efecto invernadero, sólo lograrían reducir a la mitad el calentamiento global esperado para los próximos años.

Sus palabras se suman, de este modo, a las pronunciadas por el mismo Guterres al comenzar la reunión, cuando enfatizó que “la Tierra está emitiendo un llanto espeluznante: no más”, implorando que se tomen medidas concretas para que las catástrofes naturales no se vuelvan una constante.

Durante las próximas horas y días, se espera que más de medio centenar de personalidades mundiales diserten acerca de la crisis climática, y que lo hagan con un mejor criterio que el exhibido por el Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, al cierre de esta nota.

Sin ir más lejos, Bolsonaro aseguró que “es una falacia decir que la Amazonia es patrimonio de la humanidad» y afirmando que la región no representa «los pulmones de la Tierra”, acusando a algunas naciones europeas de comportarse de modo “colonialista”.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!