Coronavirus: La pandemia del siglo XXI

El SARS-CoV-2 se convierte en el nuevo coronavirus que azota a la humanidad, convirtiéndose en la pandemia del siglo XXI contra la que se está luchando en todas las partes del mundo.


Mucha información se ha publicado ya sobre el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 desde el 31 de diciembre de 2019, cuando China informó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de unos casos de neumonía de origen desconocido que se estaban produciendo en la ciudad de Wuhan.

Este nuevo coronavirus del que la comunidad científica no tenía ningún precedente y del que la OMS ya nos estaba avisando, produce una enfermedad infecciosa llamada COVID-19, la cual se ha llevado hasta la fecha, la vida de 723.000 personas en todo el mundo en los últimos 7 meses y ha producido más de 19,5 millones de casos de infectados confirmados.

Los síntomas que nos advierten de un posible caso positivo de coronavirus son fiebre, dolor de cabeza y fatiga, efectos muy similares a los de un resfriado o una gripe.

En cuanto al origen de este coronavirus tan letal, los científicos todavía no han podido esclarecer al cien por cien de donde proviene. Las primera hipótesis apunta a que se originó en un mercado de pescado y marisco de la ciudad de Wuhan (China) o por lo menos, en la zona donde este se encuentra.

A día de hoy también se desconoce si el virus saltó directamente de un murciélago al ser humano, o por el contrario, si existió algún otro animal portador que favoreciese esa acción.

El 11 de marzo de 2020, la OMS declara la pandemia debido a la velocidad con la que avanza el SARS-CoV-2, el cual ya se ha extendido por todo el mundo, aumentando los casos de contagios y fallecimientos por todos y cada uno de los países que lo componen.

Enfermo de coronavirus ingresado en la UCI.

Las medidas tomadas por los gobiernos de todos los países del mundo para contener la propagación de esta temida pandemia, han pasado por el cierre de actividades, normas de distanciamiento social o incluso en muchos casos, confinamientos masivos de la población, provocando una crisis económica a nivel mundial sin precedentes.

Este coronavirus se estima que tiene una mortalidad del 4,5% de los casos, y está demostrado que se transmite de persona a persona por medio de gotículas respiratorias principalmente, las cuales producimos al toser, estornudar o incluso al hablar o respirar.

Igualmente, estas gotículas pueden depositarse en superficies y objetos que otras personas pueden tocar con las manos, siendo otro factor de contagio al transportar con ellas el virus posteriormente hacia la boca, ojos o nariz.

El principal problema con el que nos enfrentamos ante este virus, es que no a todos afecta de igual manera o forma, pues según la OMS «muchas personas que contraen la enfermedad solo presentan síntomas leves» o son asintomáticos, pero aun así, son capaces de transmitir y propagar el virus, con lo que la detección para su contención se vuelve muy complicada.

La duración media de la enfermedad COVID-19 es de aproximadamente 20 días y el método más efectivo que se conoce hoy en día para contenerlo es la cuarentena de al menos 14 días, siempre y cuando la persona infectada no requiera de hospitalización.

Laboratorios de todo el mundo están trabajando para encontrar una vacuna efectiva para la lucha contra este coronavirus. Mientras tanto, las medidas recomendadas para hacerle frente son el distanciamiento social, la higiene de manos y el uso de mascarilla.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!