Distintas especies reducen su tamaño para sobrevivir al cambio climático

Debido al cambio climático y sus efectos sobre la fauna, muchas especies tendrán que adaptarse a las nuevas circunstancias, por lo que modificarán su tamaño a corto plazo.


Pocas dudas quedan de que el cambio climático está afectando a todos los seres vivos que habitan el planeta Tierra, y mientras los humanos discutimos cuáles son los mejores caminos a seguir para reducir su impacto en nuestras vidas, otras especies animales están dejando entrever algunas cuestiones al menos llamativas en su evolución.

Mientras comentamos acerca de incendios forestales, olas de calor e históricas nevadas que sacuden al mundo, una investigación realizada por un equipo de científicos de la Universidad de Southampton ha señalado al respecto que, durante el próximo siglo, varias especies animales modificarán su tamaño para adaptarse al nuevo sistema climático.

Según este informe, que fuera publicado en la revista especializada Nature Communications, ya se tiene constancia de varias especies que disminuirán su tamaño progresivamente, como parte de la evolución que requieren para adaptarse a las nuevas y cambiantes condiciones climatológicas, ya que de lo contrario correrían serio riesgo de extinguirse.

Ser más pequeño, necesario para sobrevivir

Este estudio detalla entonces cómo, en el futuro, tendrán mayores probabilidades de sobrevivir aquellos animales de tamaño pequeño o que sean capaces de modificar sus dimensiones en la menor cantidad de tiempo posible, por encima de los más grandes.

Si la tendencia general de todas las especies que conocemos será la de empequeñecerse, tendrán mayores facilidades aquellas que para mantenerse con vida dependan de la ingesta de otras especies pequeñas, sobre todo de insectos, que seguirán abundando.

Mientras tanto, las especies que seguramente tendrán más problemas para sobrevivir son aquellas que dependen de un clima específico, y que tienen expectativas de vida más altas. Éstas son las que, según los estudiosos, mostrarán más cambios concretos en el próximo siglo, en muchos casos tendiendo a hacerse más pequeñas y disminuyendo sus años de existencia.

Los animales pequeños serán los que mejor se adapten al cambio climático.

Entre las especies que estarán en peligro de sobrevivir por su aún incierta capacidad de adaptarse a esta nueva realidad, aparecen algunas como por ejemplo los rinocerontes negros y las águilas rojizas, entre otras que se han mantenido casi uniformes a lo largo del tiempo, y que ahora deberán enfrentar una evolución para la que no se sabe si están preparadas.

Todo lo contrario ocurre con los animales de menor tamaño o cuya expectativa de vida hace mucho que es más bien corta, como sucede por ejemplo con el jerbo enano y los gorriones tejedores.

Estos investigadores explican en la mencionada publicación, que “la masa corporal promedio de los mamíferos se reducirá colectivamente en un 25% durante el próximo siglo”, una cifra que puede dar cuenta de hasta qué punto se modificará el sistema climático.

De hecho, basta tener en cuenta que en los últimos 130.000 años se considera que la reducción del tamaño corporal promedio de las especies es de apenas el 14%, lo que significa que muchas de ellas tendrán que adaptarse a un nuevo mundo de forma acelerada.

El ser humano es una amenaza para su supervivencia

Robert Cooke, el investigador en jefe de este estudio, ha remarcado en la revista EurekAlert de la American Association for the Advancement os Science que muchas de estas especies no sólo se enfrentan a una necesidad evolutiva marcada, sino que además deberán lidiar con la cada vez más peligrosa presencia de los seres humanos en sus entornos naturales.

“La mayor amenaza para las aves y los mamíferos es la humanidad, con la destrucción de los hábitats debido a nuestro impacto en el planeta, como la deforestación, la caza, la agricultura intensiva, la urbanización y los efectos del calentamiento global”, ha detallado el experto.

Muchas especies reducirán su tamaño corporal a corto plazo.

De hecho, Cooke ha insistido en cómo la retroalimentación entre el cambio climático y la extinción de algunas especies que llevan a cabo labores específicas en el planeta podría provocar cambios aún más rápidos y profundos en el funcionamiento del planeta como lo conocemos.

“La reducción sustancial de las especies que pronosticamos podría generar más impactos negativos para la sostenibilidad a largo plazo de la ecología y la evolución”, ha explicado, añadiendo que “irónicamente, con la pérdida de especies que realizan funciones únicas dentro de nuestro ecosistema global se podría provocar otro cambio aún más radical”.

Otro especialista en la materia, el profesor de la Universidad de Southampton Felix Eigenbrod, ha señalado por su parte que asistiremos durante el próximo siglo a una pérdida masiva de especies sobre todo de mamíferos y aves, no muy diferente de otros procesos históricos selectivos donde determinadas criaturas han sido filtradas por no poder adaptarse a un nuevo contexto.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!