El hombre ha arrasado con los grandes animales de agua dulce

La pesca indiscriminada y sin ningún control, la construccion de presas y el cambio climático, son los principales motivos por los que los grandes animales de agua dulce están desapareciendo.


Especies de peces, delfines, tortugas gigantes, castores y esturiones dominaron durante miles de años buena parte de las aguas dulces del mundo, siendo considerados por los científicos como algunos de los animales más importantes en su categoría.

En todos los casos con mayoría de ejemplares por encima de los 30 kilogramos de peso, estos grandes animales de agua dulce se han visto en las últimas décadas no sólo amenazados sino en muchos casos también directamente extinguidos por el ser humano.

Como consecuencia tanto de la pesca como de la construcción de presas en sus hábitats, estas especies han sentido en carne propia el impacto de la presencia del hombre, como refiere un estudio recientemente publicado en la revista Global Change Biology.

Casi un 90% menos de poblaciones

De acuerdo a este informe, las poblaciones de estos animales han caído un 88% entre comienzos de la década de los 70 y el año 2012, lo que significa además que en los siete años que han pasado hasta aquí la situación podría ser mucho más desesperada.

Sonja Jähnig, autora del estudio e investigadora en el Instituto Leibniz de Ecología de Agua Dulce y de Investigación de Pesquerías de Alemania, ha señalado al respecto que “los resultados son alarmantes y confirman los temores de los científicos implicados en estudiar y proteger la biodiversidad de agua dulce”.

Según sus revisiones, que utilizan series de estudio disponibles durante todo este tiempo acerca de las condiciones de más de 120 especies de grandes animales de agua dulce de todo el planeta, existen ciertas regiones que se han visto incluso más afectadas que otras por culpa del ser humano.

Raya gigante del Mekong, la especie de pez más grande de agua dulce.

Por ejemplo, las poblaciones globales de estos animales se han reducido casi por completo en el sureste de Asia y sur de China, extinguiéndose en el 99% de los casos, una situación semejante a la del continente europeo, África septentrional y el resto de Asia, donde su desaparición alcanza el 97% del total. Como se puede ver, el margen que tenemos es ya mínimo.

Incluso, estas prácticas han afectado especialmente a algunas especies como por ejemplo los grandes peces dentro de este grupo, entre los que podemos mencionar esturiones, salmones y bagres gigantes, cuya supervivencia es de apenas del 5% de los ejemplares totales. Por detrás de ellos aparecen los reptiles, que han caído en cuanto a su población en más del 70%.

El problema se agravará en los próximos años

Aunque uno debería pensar que las autoridades internacionales ya están haciendo todo lo posible por revertir esta situación, los primeros datos más bien refieren todo lo contrario, dado que ahora mismo está iniciada o planeada la construcción de más de 3.700 nuevas presas en todo el mundo.

Lo terrible del asunto es que, como destaca Fengzhi He, otro autor del estudio, “las presas impiden el acceso a las zonas de cría y de alimentación” de estas especies, limitando sus posibilidades de mantenerse con vida. Éste es el segundo motivo de desaparición de animales grandes de agua dulce, sólo por detrás de su sobreexplotación al ser fuente de carne, piel y huevos.

Si bien es cierto que los principales grandes ríos del mundo ya están fragmentados y ya su fisonomía actual no podría cambiar demasiado, estas nuevas presas agravarán la problemática aún más, sobre todo aquellas que se levanten en las corrientes de los ríos Amazonas, Congo, Mekong y Ganges, donde aún resisten muchos de estos animales.

Sólo unas pocas especies a salvo

Dejando a un lado las malas noticias anteriores tenemos que, los datos recogidos por estos científicos también han dejado claro que aquellas especies que han sido preservadas están no sólo estabilizando sus poblaciones, sino también aumentándolas en muchos casos.

Son hasta 13 las especies de megafauna de agua dulce que se han beneficiado entonces de la acción de entidades de preservación, entre las que podemos mencionar por ejemplo el esturión verde y el castor americano en los Estados Unidos, o el delfín de río en Asia.

En lo que respecta al continente europeo, hay informes del crecimiento de la población de castores europeos, esturiones europeos y atlánticos y algunas otras especies en zonas en las que de hecho habían desaparecido, lo que demuestra que estas medidas dan resultados casi inmediatos.

Por supuesto, es importante recordar que aún hoy “alrededor de la mitad de todas las especies de megafauna estudiadas están amenazadas por la extinción”, como recuerdan estos expertos, que aseguran que algunas de ellas reciben menos atención por sus características.

Incluso, no se puede perder de vista que este tipo de estudios no sólo son importantes para las grandes especies de agua dulce, sino que muchas veces su desaparición de hecho alude al mal estado en el que se encuentran muchos de los ríos y lagos que cubren la superficie de la Tierra, y que son hogar de una tercera parte de todas las especies de vertebrados del mundo.

Fotografías: Zeb Hogan


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!