Holanda es el primer país del mundo que no tiene perros callejeros

Lamentablemente los perros son abandonados a su suerte en muchos lugares del mundo. Afortunadamente, este hecho ya ha cambiado en Holanda.


El abandono de animales domésticos es una práctica muy habitual en la gran mayoría de países del mundo. Por ejemplo, en Colombia existen alrededor de 1 millón de animales abandonados a su suerte, según datos del Instituto de Protección y Bienestar Animal, aun existiendo elevadas multas y hasta penas de prisión para las personas responsables de estos hechos.

Los motivos principales por los que muchos toman la decisión de abandonar a sus mascotas, suele ser por falta de tiempo o de dinero para mantenerlos. Pero esto no es una buena excusa para hacerlo, ya que estos factores se deben de estudiar antes de adoptar o adquirir un animal de compañía.

En una situación contraria, tenemos a un país ejemplar en cuanto a número de perros callejeros, ya que en sus calles no existen animales abandonados. Estamos hablando de Holanda.

En el siglo XIX, Holanda tenía en sus calles miles de animales domésticos abandonados, siendo la cantidad, una de las más altas de Europa. Era muy común que la familias holandesas tuvieran perros y gatos en sus casas, esto era para ellos como un símbolo de estatus social.

Como consecuencia de tanta población canina, Holanda sufrió un desastroso brote de rabia, que tuvo como consecuencia una gran cantidad de muertes entre la población, convirtiéndose en uno de los principales motivos de mortalidad en todo el país.

Los habitantes comenzaron a abandonar a sus mascotas ante el temor de que este hecho, se convirtiera en un posible caso de pandemia. Las calles se abarrotaron de miles de animales y se tuvieron que crear equipos de caza que tenían como objetivo exterminarlos.

El gobierno holandés tomó el control de la situación e introdujo una ley ejemplar sobre la salud y bienestar animal. Esta ley castiga los abusos y la despreocupación que los dueños puedan tener hacia sus animales, con un máximo de 3 años de prisión y hasta 20.000 euros de sanción.

Igualmente, Holanda siguió al pie de la letra las recomendaciones de la World Society for Animal Protection (WSPA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), los cuales afirman que la única forma de revertir una sobrepoblación de perros y gatos en las calles, pasa por la identificación de todos los ejemplares, su esterilización y educar a la sociedad.

El gobierno holandés asumió todos los costes, organizando programas y campañas de castraciones masivas, con lo que consiguió esterilizar a más del 70% de la población canina.

Otra de las medidas que se aplicaron en Holanda ha sido la de imponer impuestos altos en las ventas de perros de raza, con lo que se ha conseguido fomentar la adopción en las protectoras y disminuir el negocio de la venta de animales domésticos.

Al mismo tiempo, también fue creado un cuerpo especializado de policía llamado Animal Cops, cuyo objetivo principal es la seguridad y protección de los animales. Este cuerpo policial pone inmediatamente a disposición judicial a cualquier persona que infrinja la ley de protección animal existente en el país.

Desde el año 2016 Holanda es el primer país del mundo que no tiene animales callejeros. En la actualidad, los ciudadanos holandeses son los más respetuosos con los animales domésticos, de hecho, en la mayoría de los establecimientos existe un lugar para ellos. Por ejemplo, una familia holandesa puede ir a ver una película al cine con sus mascotas.

Este caso nos reafirma que tomando unas simples medidas y aprobando unas leyes justas, todo gobierno que se lo proponga seriamente, puede terminar de una vez por todas con el abandono y el maltrato animal.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!