Joven brasileña inventa una solución solar para potabilizar el agua

La joven brasileña Anna Luísa Beserra recibirá el premio Jóvenes Campeones de la Tierra por su invento Aqualuz, una potabilizadora de agua que funciona aprovechando la raciación solar.


En tiempos en los que muchos estamos empezando a tomar consciencia acerca del grave problema que el cambio climático representa para el futuro de la humanidad, sobre todo a largo plazo, algunas personas prefieren buscar respuestas prácticas a los inconvenientes más actuales.

La brasileña Anna Luísa Beserra, de apenas 21 años, es una de esas mentes privilegiadas que ha sabido utilizar sus conocimientos de la mejor forma, presentando hace poco tiempo un dispositivo para purificar el agua de lluvia aprovechando de la radiación solar, y descartando los métodos actuales que no sólo contaminan, sino que además son muy costosos.

El descubrimiento y desarrollo de este nuevo método de potabilización de agua, en un planeta donde buena parte de la población mundial no tiene acceso a este elemento básico para la vida, le valdrá ahora una distinción que jamás hubiera imaginado.

Beserra recibirá, en efecto, el premio Jóvenes Campeones de la Tierra en América Latina y el Caribe que otorga el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, lo que además supone muchas mejores probabilidades de que su invento obtenga financiación, y que en poco tiempo optimice las condiciones de vida de la gente menos pudiente.

“Mi propósito es que el derecho básico al agua limpia se cumpla en las comunidades rurales desfavorecidas. Queremos ayudar a mejorar el día a día de las personas y potencialmente salvar vidas”, ha explicado la adolescente al saberse merecedora de esta distinción.

Un producto único

En cuanto a su creación, que ha sido denominada Aqualuz por ella misma, debemos decir que se basa en el uso de un filtro que purifica el agua de lluvia pero, a diferencia de otros, funciona obteniendo la energía de los rayos solares.

Hasta ahora, el invento ha sido probado en primeras etapas en grupos de personas reducidos, aunque ha logrado beneficiar a más de 200 habitantes de zonas específicas de Brasil, y se cree que para fin de año podrían multiplicarse los agradecidos de tal avance.

Lo mejor de todo, según comentan quienes siguen de cerca esta innovación, es que se trata de un sistema fácil de mantener, que puede durar un par de décadas si se usa adecuadamente, y que por su bajo coste puede ser producido en buena parte del mundo.

Se plantea, entonces, como una solución perfecta para aquellas familias que se ubican en áreas rurales o semiáridas donde el agua corriente no es accesible, una problemática que a ella en particular le toca de cerca porque es la que involucra a millones de sus compatriotas.

No se descarta, incluso, que el proyecto sea presentado en sociedad durante las próximas semanas en la Cumbre sobre la Acción Climática y la Asamblea General de las Naciones Unidas, teniendo en cuenta que la escasez de agua está creciendo en varias partes del mundo, como consecuencia de la desregulación de muchas fuentes habituales de este elemento.

Así funciona Aqualuz.

Muchísimas personas, en su desesperación, ingieren agua que no ha sido previamente potabilizada, y eso se traduce más que nada en enfermedades diarreicas, a su vez una de las principales causas de muerte en el mundo relacionadas con la falta de este acceso básico.

Inger Andersen, directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, ha manifestado que “la escasez de agua se está intensificando en todo el mundo a causa de la extracción incesante, la contaminación y el cambio climático. Es crucial que encontremos nuevas formas de proteger y reusar este recurso vital”.

“Hacer que el agua potable sea segura y accesible para todos es clave para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible” añadió, sin perder de vista que se trata de una lamentable cuestión que afecta principalmente a niños, adultos mayores y pobres.

Ahora, Beserra recibirá su premio Siete Jóvenes Campeones de la Tierra junto a los representantes de África, América del Norte, Asia y el Pacífico, Asia occidental y Europa en el encuentro que se realizará el próximo jueves 26 de septiembre en Nueva York, en el marco de la Cumbre sobre la Acción Climática y el 74º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Ellos han triunfado dejando atrás a los 35 finalistas regionales, 5 por región, y a más de 1.000 postulantes de diferentes partes del mundo que, aunque se queden sin galardones o reconocimientos, están colaborando con el planeta más de lo que muchos creen.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!