Perro labrador guía a su dueño con Alzheimer para llevarlo a casa

Esta es la emotiva historia de Lass, un perro labrador que cuida todo el día de su dueño que padece Alzheimer, siendo capaz de guiarle hasta su hogar cuando este se encuentra desorientado y sin saber volver.


Lass, el perro que guía a su dueño

Mariano es una persona de la tercera edad, con la enfermedad de Alzheimer, y cuando sale a la calle recurre a su perrita de nombre Lass para que le ayude si se desorienta y no encuentra el camino de regreso a su casa.

Este problema es muy común en enfermedades cognitivas ya avanzadas como esta, por eso el emplear animales para que sirvan de apoyo a personas con necesidades de este tipo se va haciendo cada vez más habitual.

Los perros que sirven de guía y que colaboran en solventar estas atenciones como las de Mariano, son animales entrenados desde cachorros para que puedan hacer esta función sin problemas, siendo un gran apoyo para quienes los necesitan.

Sin embargo Lass, ya tenía muchas cualidades ignatas que la hacían una candidata perfecta para su dueño, solo necesito de un curso con algunas directrices que la guiaran en su comportamiento y el contacto tan estrecho que tiene con su dueño desde hace siete años, que es cuando le detectaron la enfermedad, le sirvió para hacer esta tarea más fácil.

Mariano cambió su vida debido al alzheimer, de ser un hombre activo en su trabajo, apasionado en todo lo que hacia y con ganas de vivir, a perderse en un mundo solo para él, pero gracias a su perrita Lass, recibió unos estímulos y cuidados que le sacaron de aquellos momentos más confusos.

Lass es un perro labrador que guía a su dueño cuando este se desorienta.

Lass le devolvió la independencia que le quitó esta enfermedad, de estar sin salir, sentado en el sofá de su casa, a dar alternos paseos juntos, con el amor correspondido y la certeza de que ella estaría ahí para ayudarle a regresar a casa sin problemas.

La compañía de estos animales transfieren a estos enfermos, una estado de alegría, proporcionándoles ánimo y sacándoles de la depresión. Cualquier conducta es recompensada gratamente y esta mutua compañía les hace sentir más tranquilos y útiles a los perros. Éstos, son capaces de distinguir los diferentes estados de ánimo de la persona y responder adecuadamente a lo que cada propietario les demanda o necesita.

Lass, es sin duda un ejemplo de esos perros que aún sin haber recibido adiestramiento, tienen esa intuición y detectan lo que su dueño necesita. Cuando Mariano se desorienta, ella sabe perfectamente cómo debe de actuar y le guía tirando de la correa indicándole hacia donde debe dirigirse para regresar a casa.

Mariano cuando sale a la calle, se encuentra en zonas similares y edificios que le confunden, pero Lass siempre esta ahí para el. Aunque cada vez, esos paseos se convierten en toda una hazaña a la que hacerle frente, que van siendo por desgracia menores porque la enfermedad avanza, pero ella no deja de ser su compañera en la que apoyarse y sentirse resguardado.

Son un duo de amor recíproco, Lass tiene un trabajo por el que se siente gratificada al preocuparse por su dueño Mariano y él a su vez comparte vida con una perro que le acompaña en los diferentes momentos del día, siendo su bastón y dando también caricias con mucho amor y alegrías.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!